Brechas de seguridad: ¿Qué pasa si mis datos personales se filtran?

robo-datos-Ashley-Madison

La publicación de millones de datos personales de la web de Ashley Madison ha puesto sobre la mesa uno de los aspectos más delicados sobre la privacidad y la protección de datos personales de los usuarios. La plataforma es una de las más populares de encuentros entre personas comprometidas, y la filtración de los datos personales de usuarios registrados son el último ejemplo de brechas de seguridad en la protección de datos personales.

Más allá del ámbito familiar, la becha de seguridad abierta en  el caso Ashley Madison ha permito desvelar datos como cuántos usuarios había en una localidad determinada o cómo se dividían por sexos según las diferentes regiones del mundo en las que la página web de citas funcionaba.

La publicación de los datos personales de los usuarios del caso Ashley Madison ha hecho que muchos usuarios empiecen a preocuparse de una forma real y directa sobre hasta qué punto la información vertida en una página web o en un fichero de datos personales está segura. Nombres y apellidos, direcciones, hábitos de consumo, hobbies, números de cuenta o números de tarjeta, contraseñas, y demás, se dan a diario en páginas web con la confianza de que la empresa que gestiona estos datos los tratará con la máxima confidencialidad. ¿Es posible estar seguros?

¿Qué pasa si mis datos personales se filtran como en el caso Ashley Madison?

La mayor parte de las empresas utilizan una serie de herramientas y recursos mediante los cuáles pueda certificar la “seguridad de los datos”, en España, esta práctica está regulada por el Artículo 9 de la LOPD, y que debe asegurar no solo que no se produzca el filtrado de datos personales, sino que guarde y vele por su custodia para que no se pierdan o se alteren.

Una de las formas más conocidas de protección de datos de carácter confidencial son los puertos seguros para introducir datos sin que espías informáticos accedan a ellos; y los protocólos https://, una fórmula que aparece en la barra del navegador siempre que el usuario introduce datos personales cuya importancia es mayor, como pueden ser números de tarjeta de crédito. De esta forma, se evitan bechas de seguridad durante la introducción de los datos personales.

La custodia de la confidencialidad de los datos es tarea de la empresa que tiene el fichero, y que debe contar con todos los medios técnicos y humanos que eviten las filtraciones de datos, hackeos o robos, o las fugas de datos personales debido a un descuido o a un accidente.

Del mismo modo, la empresa debe permitir acceso, rectificación y cancelación completa de los datos personales de sus usuarios si así lo solicitan.

La LOPD favorece la protección de los datos personales de los usuarios y defiende sus derechos para una gestión de los mismos para proteger su derecho a la intimidad y al honor. En caso de brechas de seguridad que filtren datos personales, es posible reclamar por los daños producidos por la filtración de datos de carácter personal y por las consecuencias personales o económicas que derivaran de esta filtración.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.


*